Alta tensión en los mares del Sur de China

0
495

Las disputas por el MAR SUR CHINO entre China y EE.UU. han dado lugar a frecuentes intercambios de hostilidad verbal que coinciden con audaces patrullas de buques de guerra, ya que ambas potencias pretenden imponer su autoridad en la región, pero también existe la posibilidad de que se produzcan enfrentamientos en el cielo, ya que Pekín y Washington utilizan temibles aviones de combate para vigilar las aguas.

En febrero de 2018, se supo que el Presidente de China, Xi Jinping, se preparaba para aumentar significativamente la destreza militar de Pekín en la región, enviando aviones de combate J-20 y Su-35 rusos al Mar de China Meridional. La idea que subyace a esta medida es fortalecer la capacidad del Ejército Popular de Liberación de China para vigilar a sus rivales desde arriba de la región disputada. El Su-35 habría representado una preocupación para el ejército estadounidense. Está propulsado por dos motores turbofán, lo que le da un alcance de unos 3.500 km de combustible interno, lo que lo convierte en uno de los aviones de combate multipropósito más avanzados.

Sin embargo, los Estados Unidos también han hecho de la aviación una parte central de sus esfuerzos para desafiar a China en la región, enviando regularmente portaaviones monstruosos a las aguas del Mar del Sur de China, permitiendo así que los aviones de combate F-35 tengan una base desde la cual puedan rodear zonas muy disputadas.

En agosto de este año, el portaaviones llamado Ronald Reagan fue enviado a Filipinas, un país cada vez más inquieto por la agresión china y en busca del apoyo de Washington para combatir la invasión.

El Ronald Reagan y su grupo de combate -alrededor de 7.500 efectivos, dos cruceros con misiles guiados, un escuadrón de al menos dos destructores o fragatas y un complemento de 65-70 aviones- fueron enviados a Manila.

Con la creciente presencia en el aire de ambas partes de la disputa, China y Estados Unidos tienen que abordar las acciones en el Mar de China Meridional con cautela para evitar un estallido involuntario de violencia.

El Mar del Sur de China alberga lucrativas rutas marítimas y puertos comerciales, lo que provoca que el Presidente Xi Jinping haga cumplir una controvertida demarcación de la Línea Nine-Dash de lo que China considera su territorio.

La demarcación impone un reclamo sobre todos los grupos de islas de la región y el 90 por ciento del Mar de China Meridional en su conjunto, pero es considerada ilegal por la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS, por sus siglas en inglés).

Esto ha enfurecido a las naciones más pequeñas de la región, como Vietnam y Filipinas, que se están tambaleando por la militarización de las Islas Spratly por parte de China, un archipiélago clave en la región sobre el que ambos países reclaman soberanía.

Descrita por muchos como «fortalezas insulares», China ha engullido el Mar del Sur de China con bases insulares construidas por el hombre, y ha sido acusada de formarlas específicamente para fines militares.

Una serie de fotos filtradas entregadas a un periódico filipino mostraban lo elaborado que ha sido el desarrollo de las bases militares.

Algunas fotografías mostraban barcos de carga y de suministro, que según el periódico parecían estar entregando materiales de construcción a las islas controladas por China.

Otros muestran pistas, hangares, torres de control, helipuertos y radomos, así como una serie de edificios de varios pisos que China ha construido sobre arrecifes.

Con la creciente prevalencia del armamento y las tensiones en aumento, China y Estados Unidos no muestran signos de abandonar sus objetivos en el Mar del Sur de China.

Fuente: Alerta Geo