Cambio Climático 2da parte

0
166

Hoy retomamos el tema del cambio climático, tan trascendente hoy. El tercer factor actual es la caída del costo de las energías renovables, hay una razón por la que los países ahora dicen que planean tener cero emisiones netas pues la caída del costo de las energías renovables está cambiando por completo el cálculo de la descarbonización; en octubre de 2020, la Agencia Internacional de Energía, una organización intergubernamental, concluyó que los mejores esquemas de energía solar ofrecen ahora «la fuente de electricidad más barata de la historia», la realidad es que cuando se trata de construir nuevas centrales eléctricas, las energías renovables ya suelen ser más baratas que la energía generada por combustibles fósiles en gran parte del mundo y si los países aumentan sus inversiones en energía eólica, solar y de baterías en los próximos años, es probable que los precios caigan aún más, hasta un punto en el que comenzará a ser rentable cerrar y reemplazar las centrales eléctricas de carbón y gas, esto se debe a que el costo de las energías renovables sigue la lógica de toda la industria: cuanto más produces, más barato se vuelve, y entre más barato se vuelve, más produces, por lo tanto los activistas no tendrán que presionar a los inversores para que hagan lo correcto; a su vez los gobiernos saben que al aumentar las energías renovables en sus propias economías, ayudan a acelerar la transición energética a nivel mundial al hacer que las energías renovables sean aún más baratas y competitivas en todas partes.

El cuarto factor para controlar el cambio climático ha sido imprevisto; la pandemia de coronavirus ha sacudido nuestra sensación de ser invulnerables y nos ha recordado que es posible que nuestro mundo se trastorne de forma que no podamos controlar. También ha provocado la conmoción económica más significativa desde la Gran Depresión. En respuesta, los gobiernos están dando un paso adelante con paquetes de estímulo diseñados para reactivar sus economías, y la buena noticia es que rara vez ha sido más barato para los gobiernos realizar este tipo de inversiones, en todo el mundo, las tasas de interés se están reduciendo, de este modo se crea una oportunidad sin precedentes para hacer las cosas mejor esta vez, La Unión Europea y el nuevo gobierno de Joe Biden en EE.UU. han prometido miles de millones de dólares en inversiones verdes para poner en marcha sus economías e iniciar el proceso de descarbonización, ambos pretenden alentar a que otros países se unan a ellos, ayudando a reducir el costo de las energías renovables a nivel mundial, pero también advierten que, junto con este incentivo, no descartan blandir las amenazas de costumbre, en este caso un impuesto a las importaciones de países que emiten demasiado carbono; la idea es que esto puede ayudar a que los rezagados en la reducción de carbono, como Brasil, Rusia, Australia y Arabia Saudita, se animen a recortar emisiones.

Sin embargo, para la ONU, los países desarrollados están aún gastando un 50% más en sectores de los hidrocarburos que en energías bajas en carbono.