Crecimiento no es todo

0
200

Crecimiento significa producir más y se mide por la tasa porcentual de variación del PBI, el 2019 la tasa de crecimiento fue de 2.1 %, es decir que la economía peruana produjo ese porcentaje más que el 2018, se considera un valor malo comparado con las tasas que manejaron Toledo, García y hasta Humala, aunque ahora sabemos que en gran medida sirvieron para corromper a la nación, lo que sería una triste compensación.

El incremento del PBI es sólo un medio y no un fin, en cualquier estrategia la finalidad sería el aumento de calidad de vida de los peruanos, de conformidad al primer artículo de la Constitución; si crecer es producir más, desarrollar es mejorar la calidad de vida, pero sin crecimiento no existe el desarrollo, esta relación que se ha venido repitiendo en nuestras notas no debe dejar de tenerse en cuenta.

Si se produce más se supondría que aumenta el empleo, y más empleo lleva a mayor ingreso y mayor demanda de bienes y servicios que elevan en bienestar pero no es siempre así, el avance tecnológico está determinando que la mayor producción se logre con el uso más intensivo de máquinas y tecnología, no de personas, así aumenta el PBI pero no el empleo; además si los niveles de educación y salud son de baja calidad no todas las personas tendrán acceso al empleo, desean y necesitan trabajar pero no tienen competencias en educación ni el estado de salud necesarios, por lo tanto las reformas en los sectores educación y salud son fundamentales para tener un capital humano apto, hay naciones con excelentes resultados económicos pero pobres resultados sociales, de allí que los peruanos sabiendo que el Perú tenía un crecimiento récord se sorprendían de no notarlo en sus economías.

Los resultados económicos como el crecimiento del PBI, control de la inflación y evolución de las exportaciones son como los cimientos de una casa, importantes pero no dan bienestar, hay que construir toda la casa para elevar la calidad de vida.

El crecimiento del PBI es un indicador del avance productivo de un país, pero no del bienestar, para medirlo se necesitan otros indicadores como la tasa de pobreza, que tiene diversos métodos para medirse, la tasa de mortalidad infantil, la proporción de hogares con acceso a agua potable y desagüe, la desigualdad de ingresos, el acceso a educación de calidad, entre otros; por lo tanto dichos indicadores debe ser mejorados como parte de la estrategia de un país dispuesto a mejorar el crecimiento de su país.

Este tema lo hemos venido desarrollando durante bastante tiempo, las actuales condiciones mundiales no son las más propicias puesto que nuestro crecimiento está rozando las cifras de la depresión económica, pero esperamos que las condiciones políticas se mejoren con un nuevo congreso con buenas intenciones y quizá uno mejor el año 2021.