Decisiones

0
105

Vemos con inquietud que el Presidente está siendo cuestionado por la forma como ha asumido la guerra contra la pandemia, se ha dicho que es un fracaso lo actuado; en general nos parece poco leal que por razones políticas, ya sabemos quiénes son sus enemigos, se quiera retirar a quien bajo su responsabilidad y poniendo en juego su futuro político ha asumido plenamente su deber de combatir al único enemigo que tiene hoy el mundo.

En nuestra anterior nota comparamos las posiciones de varias naciones, incluso en las naciones desarrolladas se ha tratado con desdén el peligro y hoy lo están lamentando, pero en otras en forma pionera han aprovechado la actual tecnología para enfrentarlo, y su éxito dará pautas para el futuro.

Una publicación del diario “Correo” nos ha informado que Corea del Sur lidera a estas naciones, pues a inicios de marzo era el país más golpeado por la pandemia, con 6,500 infectados, hoy después más de un mes ha llegado a 11,000 y 214 muertos, por lo tanto su incremento exponencial quedó truncado; comparativamente, Estados Unidos, España o Italia han llegado a tener esas cifra diariamente; Alemania ha llegado a algo más de 3000 muertos, lejos de los 20 000 de Italia o 18 000 de España; tanto Corea del Sur como Alemania paradójicamente no aplicaron medidas de confinamiento.

El primer componente de este éxito es contar con un sistema de salud eficiente, ambas naciones están entre los cuatro países de la OCDE con mayor cantidad de camas disponibles; el segundo componente es la disciplina de los ciudadanos al respetar las medidas de distanciamiento social, la disciplina alemana es proverbial así como la coreana, tan parecida a la japonesa.

El tercer factor, ya preventivo, fue haberse abastecido de un volumen considerable de pruebas y aplicarlas indiscriminadamente, no solamente a quienes presenten síntomas, esta medida permite aislar efectivamente a los diagnosticados y limitar los contagios, las pruebas incluso a los asintomáticos ha servido de mucho, incluso en Italia; allí se compara las ciudades de Véneto y Codogno, ambas fuertemente contaminadas, en la primera se tomó muestras a toda la población y se aisló a los pacientes sin síntomas, el resultado fue que el número de infectados se redujo al 10 %.

Corea del Sur fue aún más audaz y sus resultados más eficientes, ha liderado la estrategia del muestreo masivo, lo que lleva a la detección temprana, minimiza la propagación y ayuda a intervenciones rápidas, hasta se recurrió a medidas invasivas de la privacidad como rastrear a todos los contagiados y las personas que tuvieron contacto con ellos, usando videos de cámaras de seguridad, registro de actividades financieras e incluso datos del GPS de sus teléfonos celulares y sus automóviles, riesgo que sólo se corre en una situación de guerra porque así está el mundo, comparando con Perú ninguna de esas condiciones se ha podido cumplir, habrá que señalar a los culpables cuando termine la pesadilla.