Ecòlogos y Ecologistas

0
144

En esta oportunidad repetimos la editorial 1285 del 27 de marzo del 2012.Demasiadas personas en Tacna hacen el papel de ecologistas, es decir aficionados, muy entusiastas y a veces sinceros, pero poco informados; también existen los ecólogos, es decir los que han estudiado y por lo tanto conocen la ciencia medioambiental, sin embargo ahora que los políticos se han convertido en ecologistas se ha complicado la verdadera solución de los problemas ambientales porque además de ser quienes más hablan son quienes lo hacen con la mayor desfachatez, confirmando que la ignorancia es atrevida. Tomemos el caso del lago Titicaca, verdadera maravilla natural, el lago navegable más alto del mundo y cuya belleza y tranquilas aguas han inspirado melodías y son un significativo atractivo turístico, abarca territorios de Perú y Bolivia, y está ubicado a 3,821 metros sobre el nivel del mar; además de su belleza atempera el clima en todo su perímetro, por ello alberga gran cantidad de poblados, y distritos, y en parte han dispersado la población de la ciudad de Puno, su influencia sobre el medio ambiente es significativa. Por ello es sorprendente que el Lago Titicaca se encuentre pidiendo financiamiento para combatir su contaminación, el presidente regional de Puno el año 2012 expuso la problemática en Francia ante empresas, instituciones públicas y ONG y es que debido a la falta de tratamientos adecuados de los residuos sólidos y aguas residuales domésticas se ha perjudicado actualmente la flora y fauna del lago Titicaca, así como la salud de la población que vive en las zonas aledañas. En la década de los 40 del siglo XX ya un grupo de verdaderos ecólogos extranjeros advirtieron la problemática e incluso iniciaron un proceso de monitoreo, instalando la primera computadora que llegó al país, dando una advertencia que no fue escuchada hasta ahora, es decir 80 años después. Mientras tanto todos esos residuos han llegado al lago y se han convertido en cieno con mayor incidencia en la bahía del puerto de Puno, han proliferado especies de algas especializadas que impiden el paso de los rayos solares y  la fotosíntesis natural, el resultado son zonas del lago totalmente muertas, con pérdida de la rica biodiversidad nativa. Nos preguntamos que estuvieron haciendo los políticos y los ecologistas puneños durante tantos años cuando se permitió que esta maravilla sirviera de cloaca de todas la poblaciones ribereñas; esta es la diferencia entre un ecólogo que actúa racionalmente y con conocimiento de causa y un ecologista que lo hace compulsivamente y con otros intereses en la  mente, en el Lago Titicaca los ecólogos de los años 40 advirtieron lo que ocurriría, los políticos no les escucharon y hoy los mismos políticos metidos a ecologistas desesperadamente buscan una solución que debió ser prevenida antes de ser un problema ambiental, y el problema continua vigente, la editorial fue escrita el 2012.