El Duque

0
57

Hace una semana ha fallecido el príncipe consorte de la reina Isabel II de Inglaterra, Felipe a quien se le proporcionó el título de Duque de Edimburgo para adquirir el honor de ese matrimonio.

También por consideración a la soberana del Reino Unido durante mucho tiempo se dejó de lado cualquier información negativa que se relacione con el personaje, sin embargo se escribió una biografía no autorizada de Felipe, que puso a la luz pública la turbia infancia del Duque de Edimburgo

A lo largo de su vida e casi 100 años, el consorte de la reina de Gran Bretaña nunca había sido objeto de polémicas, sin embargo, su vida no ha sido tan idílica como ha difundido la prensa por supuesto dispuesta a halagar a la familia real a pesar de haber tenido varios tropiezos éticos, así lo expone el libro «El Príncipe Felipe: la turbulenta vida temprana del hombre que se casó con la reina Isabel II», el cual salió a la luz hacen 10 años.

Esta biografía se centra en la infancia del monarca, allí se asegura que sus progenitores nunca le cuidaron y que un tío le libró de ser un niño en total desamparo.

Philippos zu Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg como se llamó y que además fue Conde de Merioneth, Barón de Greenwich y príncipe de Grecia y Dinamarca hasta 1947, en nuestras democracias resulta ridículo que se trate de inflar tanto a una persona solamente para que pueda casarse con una reina auténtica; había nacido el 10 de junio de 1921 en la Villa Mon Repos, en Corfú, en Grecia; sus padres fueron el príncipe Andrés de Grecia y Dinamarca y la princesa Alicia de Battenberg, adicionalmente a sus 90 años y en recompensa a sus 60 años de consorte de Isabel II, recibió de ella el título de lord gran almirante del Reino Unido, después de todo una reina tiene muchos poderes.

Su madre Alicia era sorda y pronto acabó ingresada en un hospital psiquiátrico, y su padre Andrés, que se exilió en Inglaterra, llevó a su hijo a un orfanato para vivir con una amante.

Fue su tío Luis Mountbatten quien se encargó de Felipe cuando éste cumplió ocho años, se convirtió en su referente paterno y logró que recibiera una educación adecuada, convirtiéndole en un hombre con gran sentido del deber, tenía solo 13 años cuando le presentaron a la que sería su futura esposa; sea como fuere, este feliz desenlace también tiene tintes oscuros; el autor del libro, Philip Eade asegura en su obra que sus ataques de ira han dado muchos quebraderos de cabeza a Isabel II a lo largo de su larga vida matrimonial y agregaremos que bastantes escándalos reales se dieron a conocer de los hijos de la familia, a pesar de ellos el difunto príncipe pudo llegar a una edad que todos anhelamos; en varias ocasiones nos referimos a esta familia, bajo los título “Nobleza Innoble” y “Nobleza Caduca”; en el Perú hacen casi 200 años que abandonamos el sistema monárquico ahora en crisis.