El futuro de Trump

0
96

Las decisiones de Donald Trump respecto al COVID 19 le traerán consecuencias con miras a su reelección en el mes de noviembre, su carácter autoritario es su peor enemigo; al inicio del problema en su país dijo que se le había sobredimensionado, a continuación cuando se demostró que no era así arguyó que la actual primavera sería la solución milagrosa, cuando tuvo que adoptar medidas fueron con retraso, la cantidad de víctimas dan fe.

La semana pasada anunció que suspendía el aporte de su nación a la OMS habiendo varios argumentos, algunos válidos, el año pasado aportó con 400 millones de dólares y era el principal contribuyente; hasta hacen pocos meses la guerra económica de China con Estados Unidos estaba declarada, es en esta situación que se presenta el virus, en primera instancia se alegó que era una creación  del Estados Unidos como componente de dicha guerra, pero esa posición ha perdido fuerza en vista del desastre actual en el país, la nueva posición fue deslizada por Trump como que era China la creadora y se señala un laboratorio de Wuhan como el responsable, aunque oficialmente la culpa por falta de cuidado en sus estudios al respecto en los murciélagos de la zona.

Por otro lado se señala al directivo de la OMS Tedror Adhanom como un infiltrado del marxismo internacional, y de la negligencia cometida cuando Taiwan alertó a fines de diciembre del 2019 de la existencia de esta peste, a la cual la OMS hizo caso omiso porque considera que dicha nación no es independiente y forma parte de la china socialista.

El norteamericano más reconocido, Bill Gates ha considerado peligrosa la decisión de Trump respecto a la OMS en pleno desarrollo de la pandemia, de igual modo el Secretario General de la ONU António Guterres la considera inoportuna, la Unión Europea, la Unión Africana también naciones como China y Rusia la calificaron de egoísta y desafortunada.

Al interior de la gran nación también existen desacuerdos con Trump respecto a haber dispuesto el cese de confinamiento que habían decretado las autoridades estatales, Nueva York es la población más castigada y su gobernador Andrew Cuomo anunció que no acatará una decisión de este tipo, la considera anticonstitucional y agregó que Trump no es un rey.

Barack Obama por su parte ha hecho pesar sus simpatías nacionales y ha dado su respaldo al candidato demócrata a la Casa Blanca, Joe Biden, a quien considera que tiene el temple, temperamento y experiencia para para guiar al país en los tiempos más oscuros y llevarlo a la recuperación, este respaldo del ex presidente aún muy popular Obama es un gran impulso para el candidato Biden, quien fuera su vice presidente; a pesar de sus 77 años se le considera en capacidad de truncar la reelección de Donald Trump.

El camino a la tradicional reelección del Presidente en Estados Unidos puede verse truncada por la sucesión de torpezas que ha estado teniendo a lo largo del desarrollo de la nefasta plaga del corona virus Donald Trump.