Farándula al poder

0
113

Aunque se trata de un personaje de poca valía se ha atribuido haber sacado por molesta a la ministra de Cultura Sonia Guillén, una gran profesional que se coloca en la antípoda del auto sobrevalorado Ricardo Cisneros o “Richard Swing”, quien con estudios de historia en una Universidad limeña se atribuye muchas más cualidades intelectuales y que incluso ha puesto en jaque para su vergüenza, al mismísimo Presidente de la República Martín Vizcarra Cornejo.

Pero cobrar 175,000 soles del erario nacional para actividades de dudoso nivel, ya lo pone en por lo menos la preocupación nacional; el presente año en el mes de abril, cuando la nación entera se debate en el problema de pandemia dicho individuo cobró 30,000 soles por dictar charlas motivadoras virtualmente, gasto por demás inconcebible en el Ministerio de Cultura, tanto el Presidente con los ministros trataron de quitarle importancia a la denuncia surgida, sin embargo el periodismo de investigación ha encontrado que desde la asunción de mando de Vizcarra, ha cobrado nueve contratos que suman la cantidad anotada, incluso que el 28 de junio y el 12 de octubre del 2018 tuvo sendas visitas al palacio de gobierno;  al final Vizcarra debió reconocer que lo conocía desde el 2016 en la campaña del PPK.

Conocida la escandalosa contratación de Cisneros, el Presidente lo atribuyó a su participación en la campaña pero también afirmó que a su gobierno se entraba por méritos y no por tener carnet partidario, y debemos recordar que el APRA y también la izquierda tan solo reconocían méritos para la administración pública a sus correligionarios; pero un escándalo es un escándalo, ya existían ministros escandalosos como Petrozzi y Trujillo por ser muy cuestionados, esta vez le alcanzó a la ahora ex Ministra Guillén, pero todo da a entender que el escándalo llegará hasta el mismo Palacio de Gobierno, ya el Ministerio Público se ha hecho presente y es debido a que si de colusión se trata el primer sospechoso es Vizcarra puesto que Cisneros está en el Ministerio durante el transcurrir de nada menos 6 titulares, es decir tenía mejor estabilidad que las aves de paso llamados Ministros.

Al descartarse que la recomendación provenga de dichos funcionarios la Fiscal Janny Sánchez, la cual tiene abierta una investigación preliminar, ha sospechado que la colusión estaría partiendo nada menos que del Presidente de la República, sin duda no es el primer presidente que premia con tarjetazo la lealtad partidaria, ya lo dijimos al inicio de esta editorial, sin embargo Martín Vizcarra se ha enseñoreado como el Presidente que dirige un gobierno en el cual están proscritas todas la manifestaciones de corrupción, pues ahora venimos a descubrir que su proclama tiene fisuras, es posible que sea una falla aparentemente sin mucha trascendencia y que se haya permitido por inercia tanto por los gobiernos anteriores como por ser una manifestación típica de la política peruana y que se practica a todo nivel; pero como dice el editorialista de Perú 21 Andrés Romaña, ¿Cuántos Swings hay en el Perú?