La Fuente de mi Pueblo … está Abandonada

0
173

Hace mucho tiempo que escuchamos esta hermosa canción interpretada nada menos que por su autor, el personaje más respetado y querido de Tacna, Don Luis Cavagnaro Orellana, quien además se acompañó del piano interpretado por él mismo, lamentablemente han pasado bastantes años desde que la fuente inspiró a Lucho y el objeto de su inspiración ya no es lo que fue.

Se han leído una serie de escritos acerca del diseño, construcción e instalación de la fuente, y es sabido que el diseño se comparte con otras ciudades del mundo, y también es claro que la fuente en una ciudad le da trascendencia y personalidad, la identifica; si bien esa forma de fuente ya no es tan utilizada, hoy son obras de arte con antigüedad y prestancia y se deben mantener en buen estado, la situación actual de la fuente habla muy mal de las autoridades de Tacna en todo el período en que ha sido descuidada.

Si bien perdió algo de su sobriedad cuando se le agregaron luces de colores y cerámico interior, cayó bien entre la población la modernización, además es así que fue descrita por el Doctor Cavagnaro, por lo tanto dio un reconocimiento a la forma física actual de la fuente.

En un párrafo de la obra musical se hace una mención a “El oro del poniente”, una forma poética y simple para describir el fenómeno de las puestas de sol a inicios del verano tacneño con sus hermosos atardeceres de color que algunos agringados llaman “Sunset”, y la mejor forma de disfrutarlos es precisamente con el fondo del arco parabólico del paseo cívico, la majestuosa catedral o la fuente, hemos visto cuadros y fotografías con ese tema que resaltan la belleza del conjunto y del cual debemos sentirnos orgullosos.

Técnicamente nuestra fuente es una pileta, aunque es una palabra que un poco hiere la sensibilidad de los tacneños, y desde que Cavagnaro la llamó “La Fuente” nos parece que esa debe ser su denominación; pero se encuentra a la intemperie, sujeta a los caprichos del clima y al manipuleo de los transeúntes, y además de la presencia de humedad, la falta de uso atasca las tuberías y acelera su deterioro, el bronce no es indestructible, debe darse atención a las esculturas y a la pintura; hacen algunos lustros se realizó una refacción total, además de reposición del piso de laja de piedra en el perímetro inmediato, labor que supervisó la entonces Dirección de Cultura; después de dicha acción no ha habido otra que darle limpieza; en estos momentos el aspecto de la fuente es deprimente, el contorno del depósito de agua presenta corrosión notoria en varios de sus tramos, los adornos laterales tienen faltantes que deben reponerse, el perímetro de lajas tiene desprendimientos y está expuesto a sustracciones, la plazoleta circundante presenta el mismo aspecto; la iluminación que nos regala “mil juegos de color y fantasía” ya no funciona; llamamos la atención de la Municipalidad Provincial de Tacna y la Dirección de Cultura, deben dar a “la fuente de mi pueblo” la prestancia que merece.