La Vacunación

0
59

La urgencia de solucionar el problema de la pandemia COVID 19 nos cogió sin estar preparados; la solución de la vacuna ha sido tratado con distintos criterios nacionales, Israel y Chile tuvieron éxito porque sus gobernantes fueron lo suficientemente previsores; en nuestro país como ya estamos acostumbrados se manejó irregularmente y un grupo privilegiado de ciudadanos se vacunó en un forma subrepticia, entendemos que el Presidente de la República debía ser protegido, pero a diferencia de Sagasti quien se vacunó abiertamente, Vizcarra prefirió hacerlo en secreto al igual que un grupo de ministros, funcionarios, particulares y hasta un dueño de chifa, esta actitud dolió al país y de allí que a pesar del aún indudable respaldo popular de que disfruta Vizcarra, procedió su vacancia en una demanda que giró en el tema de las vacunas.

Actualmente y con relativo éxito se ha conseguido, a diferencia de Vizcarra, la adquisición de suficientes dosis para inmunizar a la población peruana, y la presente semana ya se anuncia en Tacna que se vacunará a los mayores de 60 años, ha habido varios intentos de hacer las cosas, se pusieron fechas en el caso de los mayores a 86 años pero hubieron actos dolosos debido a la desesperación de los tacneños, a la vez salió a luz la campaña que consideramos falsa contra las vacunas, y quedaron dosis que se aplicaron a los mayores de 70, pero las colas que se generaron fueron históricas.

Otro problema fueron las denuncias de inmunizaciones con jeringas vacías, que sigue en investigación; , la Fiscalía intervino las sedes de las universidades Cayetano Heredia y San Marcos para tener disponibilidad de las vacunas de Sinopharm incautadas en febrero debido al escándalo llamado  “Vacunagate”; a pesar de ello aún la Embajada de la República Popular China nos debe una explicación de una cantidad entregada para su personal; más recientemente se hizo público un acuerdo entre el Ministerio de Salud y la Federación Peruana de Fútbol para que se vacunen los integrantes de la selección nacional, la carta que la entidad deportiva cursó al MINSA decía que era obligatoria dicha vacunación, lo que resultó una falsedad y se había tomado una referencia de la copa sudamericana, estos hechos configuran una violación a lo dispuesto por el MINSA de las prioridades, que empezaron por: el llamado personal de primera línea, bomberos, policías, militares y del mismo MINSA, aunque en esta etapa hubieron ya actos de favoritismo; la Federación de fútbol pidió 500 vacunas mientras en Uruguay bastaron 140, esta falta de seriedad motivó la suspensión del acuerdo por ser un hecho irregular en el proceso de vacunación a los peruanos, los futbolistas no son parte de la población altamente vulnerable por lo tanto no deben ser prioridad y de haberse ejecutado habría generado rechazo de la mayoría de peruanos, quedaron muchas dudas de quienes hubieran sido beneficiados, ¿jugadores, comando técnico, dirigentes, familiares; el fútbol es tan esencial?