Lo que Puede la Voluntad

0
117

Redonda es la isla caribeña poblada por ratas y cabras que se transformó en un valioso paraíso ecológico, es la tercera y menos conocida de las islas Antigua y Barbuda, allí no hay balnearios, ni playas, ni servicios, y su contribución al PBI es prácticamente nula, sin embargo, se estima que Redonda, una rocosa isla caribeña de roca de apenas 1,6 km de largo, es uno de los sitios más valiosos de la región.

Sin haber tenido contacto humano prácticamente durante siglos, la isla ha sido durante mucho tiempo un sitio clave de anidación para las aves migratorias de todo el mundo y un hogar para vida silvestre que no se encuentra en ningún otro lugar de la Tierra.

Cuando los ambientalistas comenzaron a barajar por primera vez la idea de eliminar a miles de ratas negras invasoras y a un rebaño de cabras salvajes, parecía, en el mejor de los casos, un plan demasiado ambicioso; sin embargo cinco años más tarde, la que fuera una vez un terreno desierto, es hoy un paraíso ecológico fértil, repleto de nueva vegetación, mientras que las poblaciones de aves y lagartijas han prosperado.

El trabajo comenzó en 2016, pero se supo de su éxito hace 18 meses, cuando los conservacionistas viajaron al lugar a comprobarlo; las cabras de cuernos largos, habían sido introducidas por los primeros colonos hace 300 años y se comieron casi todas las plantas de Redonda hasta que se estaban muriendo de hambre, y la erosión causada por la deforestación dejó a la isla inestable; los roedores, que llegaron en el siglo XIX, se alimentaban de reptiles y de los huevos de las aves raras; las cabras, desacostumbradas al contacto humano, fueron acorraladas y trasladadas al continente en helicóptero, hasta unas granjas cuyos dueños estaban interesados en criarlas por sus genes resistentes a la sequía y  erradicar a las ratas involucró la laboriosa tarea de distribuir cebos con pesticidas en todos las grietas y huecos del paisaje; Redonda fue declarada oficialmente libre de ratas y cabras en julio de 2018.

Piqueteros pardos con sus polluelos, aves del trópico de pico rojo, fragatas y halcones peregrinos fueron aves que se recuperaron, además de las lagartijas, al haber vegetación significa que hay más insectos y sin ratas, prosperan las lagartijas; se estima que la población que solo habitan en la isla  se ha multiplicado por ocho, también se ha disparado la cantidad de especies de plantas que subió de 17 a 88, incluido un nuevo árbol de ficus, además de cactus y helechos, mientras que más de una docena de especies de aves terrestres han reaparecido; a la vista del mundo y más rápido de lo que se creía posible, la roca desnuda que era Redonda se ha transformado en una maravillosa isla verde, en un momento en que gran parte de las noticias sobre el estado de nuestro planeta son comprensiblemente deprimentes, el renacimiento de esta isla muestra que, si le damos una oportunidad a la naturaleza, puede recuperarse y lo hará, como en los tiempos primigenios antes de la especie humana.