Los Gates

0
43

Las crónicas rosas del año 1994 sin duda consideraron el matrimonio de Bill Gates y Melinda French como el acontecimiento del año, Bill Gates era el emprendedor, filántropo y millonario más popular del mundo, era el ideal norteamericano, su empresa Microsoft revolucionó el servicio de la informática, y la hizo útil y fácil con sus innovaciones.

El año 2011 el presidente del Instituto de la Reputación, realizó una importante encuesta entre más de 50,000 personas de 25 países, analizando las 54 figuras más respetables, admirables y confiables en el ámbito político, negocios, cultura y deportes del mundo, en dicha lista Bill Gates ocupaba el tercer lugar después de Nelson Mandela y Roger Federer, sin duda la reputación de Gates no sólo se debía a su éxito en el mundo de los negocios sino la dosis de filantropía que incluyen donaciones de miles de millones de dólares en pro de la lucha contra enfermedades infecciosas e impulsando la vacunación de menores en todo el mundo, cualidad que comparte con Mandela y Federer, pero entre todo ello había una sombra en su vida personal.

Bill Gates mantuvo una relación extramatrimonial con una empleada de la empresa hacen 20 años, cuando llevaba pocos años de casado y ahora con su esposa han anunciado su divorcio, previamente había dejado la junta directiva de Microsoft el 2020, después que la empresa iniciara un año antes una investigación sobre dicha relación; oficialmente se dio la versión que él había decidido alejarse para pasar más tiempo en sus labores filantrópicas, pero ahora se sabe que renunció antes de que la junta directiva tomara una decisión acerca de su permanencia que estaba cuestionada.

También se ha mencionado que otra de las causas del alejamiento sería su relación cercana con el financiero Jeffrey Epstein, quien se suicidó el 2019 a la espera de un juicio por delitos sexuales contra menores; también se menciona el caso de Michael Larson, administrador de inversiones de Gates denunciado por acoso sexual, que se resolvió con un acuerdo extrajudicial el cual no fue del agrado de Melinda, abanderada del empoderamiento femenino, dicho personaje continúa trabajando para Gates.

Hasta donde se conoce en Estados Unidos nació la práctica poco ética del intercambio de parejas en reuniones de matrimonios donde predomina el licor y las drogas, y en paralelo se presenta como una sociedad altamente espiritual y religiosa, por tanto esta noticias resultan sorprendentes para quienes somos simples espectadores desde el subdesarrollo, la fidelidad no parece que define al promedio; a veces las aspiraciones femeninas las derivan hacia denuncias por acoso aunque no sea efectivo; lo más sorprendente es que estos hechos tengan aparentemente tanto peso en la cultura americana.

Una fortuna de 150 mil millones de dólares se juegan en este divorcio, sin acuerdo prenupcial; suponemos que también la prensa rosa considerará este divorcio el acontecimiento del año.