Nuestra Siempreviva

0
325

En la presente semana el Gobierno Regional por medio de su Gerencia de Recursos Naturales y Gestión del Medio Ambiente ha promovido la campaña de limpieza de los tillandsiales del cerro Intiorko, campaña que apoyamos completamente porque esta especie vegetal tiene mucho significado para Tacna, y nos identifica.

La variedad Westermanii que puebla nuestros cerros, es endémica en esta zona, incluso es única a nivel mundial, y actualmente se encuentra en peligro, el Decreto Supremo N° 043-2006 del Ministerio de Agricultura la califica así lo cual significa que su supervivencia ya tiene niveles críticos.

Quienes la han estudiado conocen sus características de carecer de raíz, ya que toma el agua del medio ambiente y se agrupa en líneas para estabilizarse, además se sabe que su capacidad de purificar el aire está muy cerca al nivel de los bosques, sin embargo su aspecto es poco atractivo por lo que los asentamientos humanos que se están asentando en el tillandsial del cerro Intiorko lo han estado destruyendo, aunque la falta de respeto se dio hace mucho tiempo, cuando la ciencia ecológica aún no existía el Ejército ejecutó un escudo nacional en las faldas de dicho cerro que perduró bastante tiempo, también se le dio uso para delimitar los lotes de terreno que se iban ocupando, la especie se agrupa en una forma que la favorece y no debía ser extraída de su ubicación, hacerlo perjudica a la especie.

Un grupo que se había asentado en los terrenos de la batalla del Campo de la Alianza fue retirado y se les abrió proceso no por ese motivo sino por afectar la flora nativa, esto significa que el Poder Judicial ya tiene compromiso con las leyes ambientales, lo cual debemos celebrar.

En los albores de nuestra historia la siempreviva ya estuvo aposentada en el cerro Intiorko, ha visto la llegada de los primeros inmigrantes hacen miles de años, ha visto surgir y crecer los pagos que conforman la ciudad, ha contemplado el arribo de la conquista española, percibió el sismo que la destruyó y su resurgimiento, en sus faldas se enterraron las víctimas de la peste de fiebre amarilla, que se le llamó el cementerio chino; sobre ellas se libró la batalla que nos sometió a 50 años de cautiverio, seguramente compartió la alegría de la reincorporación y nos sigue acompañando, seguirá siendo testigo de nuestra historia, de nuestros avances, de nuestras ignominias, de nuestros valores, hasta el fin de la historia si la protegemos.

Respetar la siempreviva es obligación de todo tacneño, tiene una flor muy hermosa que muy pocas veces aparece lo que nos da una idea de su poca capacidad de reproducción; aplaudiremos toda acción que proteja a nuestra flora original, y que esta acción del GR se amplíe al respeto hacia ella.

En el escudo de Tacna se encuentra un león, especie que representa el valor en todo el mundo, a su lado creemos debía estar la flor de la Tillandsia tacneña en lugar de la granada.