Nuevo Aeropuerto

0
152

Las obras de ampliación del Aeropuerto Internacional Jorge Chávez, que es la terminal aérea más importante del país, registran un avance de 20.7 %, y mediante las mismas podrá duplicar su capacidad de operación y estará en capacidad de realizar hasta una y dos operaciones de aterrizaje y despegue por minuto; los trabajos comprenden una segunda pista de aterrizaje, una nueva torre de control y un nuevo terminal de pasajeros además de nuevo acceso con el cual descongestionarán la actual avenida Elmer Faucett.

En el mes de abril registraron en conjunto un avance de 20.7%, las obras que siguen en ejecución han alcanzado un pico de 1700 trabajadores, que es el punto más alto proyectado para este año.

Respecto al nuevo campo de vuelos, la nueva torre de control había completado 11 de los 12 pisos que la conforman, habiendo culminado con el vaciado de concreto estructural, este paquete de obras estará listo en el 2022; no obstante, en este mes de mayo, CORPAC tendrá acceso a las instalaciones de la nueva torre para la implementación de los equipos e instalación de los sistemas para el servicio de aeronavegación.

La segunda pista de aterrizaje, de 3480 metros de longitud, se encuentra en etapa de movimiento masivo de tierras, estas obras se ejecutan en un área de 600 hectáreas e incluye una red de más de 10 kilómetros de nuevas calles de rodaje, luces de aproximación, sistemas de balizamiento, entre otros puntos. Los primeros trabajos de pavimentación están proyectados para este mes.

Con ambas pistas en funcionamiento, se realizarán nuevas conexiones para comunicar la nueva plataforma con la existente. Tanto la pista actual como la que está en construcción tienen categoría 4E, lo que les permite recibir y dar servicio interno a aviones de gran fuselaje como los Boeing 747, Boeing 777 y el Airbus A340, cuyas capacidades son es entre 260 y 500 pasajeros.

En el tercer trimestre del año, Lima Airport Partners (LAP), concesionario del aeropuerto Jorge Chávez, prevé adjudicar las obras que comprenden el nuevo terminal de pasajeros, plataformas de estacionamiento y rutas de acceso; este nuevo terminal estará diseñado para adecuarse a los cambios de demanda de tráfico de pasajeros y de aerolíneas, será funcional y sostenible.

Recordemos la visión del estadista Fernando Belaúnde quien determinó el traslado de las instalaciones a un lugar tan perfectamente elegido que los vientos predominantes tienen un solo sentido, así nació el Aeropuerto Lima – Callao que luego se denominaría Jorge Chávez, un homenaje a los pocos héroes civiles que llegan a tener reconocimiento.

De este modo, las instalaciones que ya tienen 50 años se amplían de 3 millones de metros cuadrados a 7 millones, felicitamos al concesionario que apuesta invirtiendo a la nueva proyección del aeropuerto, con la idea positiva que los viajes aéreos se reanudarán y el brillante turismo peruano, quizá el sector más afectado por la pandemia, se verá recuperado.