Policía y el Covid

0
51

La actuación de la policía como encargada de mantener el orden y garante del cumplimiento de la cuarentena tiene varias facetas, como primer factor está que la tarea encargada supera sus posibilidades a causa del temor que tienen los agentes policiales de actuar severamente, ya sea por algunos jovencitos que se creen en capacidad de burlarlos; especialmente en las horas nocturnas, como por un adulto niño bien que desde su privilegiado balcón se creyó en el derecho de lanzarles burlas amparado en un apellido de campanillas como diría Ricardo Palma. Pero algunos altos jefes policiales no están dando la nota debida, existen denuncias de adquisiciones a costos elevados para el rancho de los efectivos y de elementos de seguridad, Contraloría está pendiente puesto que los recursos de emergencia siempre corren este riesgo ya que en forma legal se pasan por alto algunos trámites de control.

Decenas de policías han fallecido cumpliendo su labor y centenares han sido contagiados, se ha revelado que el sistema de salud de la Policía Nacional tiene problemas de infraestructura y desabastecimiento al igual que los centros de salud para la población en general, el covid ha requerido de kits de ensayos de laboratorio y ventiladores para respiración asistida, elementos de carácter imprevisto; en las calles está el riesgo y los policías no dudan en estar presentes.

Una decisión controvertida de separar por géneros las salidas de los ciudadanos motivó protestas y actos desordenados de miembros del LGTB que notoriamente salieron a provocar a los miembros policiales, y es que ya se ha visto demasiado de esto, hombres y mujeres por lo general ebrios que agreden, insultan, escupen y humillan a policías en servicio, debido a ello los efectivos exceden en ser cautelosos, no negaremos que aún existen los policías coimeros, algunos utilizan recursos antiguos como pasada la medianoche salen en busca de choferes que muestren signos de haber consumido licor, para ello utilizan su olfato como si fuere alcoholímetro, pero el objetivo no es aplicarles la ley con la severidad que corresponda sino presionarle para que les entreguen fuertes sumas de dinero, con el toque de queda esto no ocurre por ahora.

La ley 31012 establece que los agentes podrán hacer uso del arma cuando su vida está en riesgo, y evita que fiscales o jueces menosprecien el principio de autoridad policial, pero el Acuerdo Plenario Extraordinario N°1 del Poder Judicial del 2016 sostiene que el maltrato y la agresión a los policías sólo es una falta, dando al policía la misma característica de un ciudadano común, este dispositivo debe ser derogado. En Chile, Estados Unidos o Suiza jamás ocurrirán estos hechos, la policía procede con toda energía sin tomar en cuenta el género o quién es el papá del intervenido.

Las ONG caviares y la CIDH han protestado por el reciente dispositivo que nuevamente les permite un uso de su arma de fuego, teniendo en cuenta la idiosincrasia, frustraciones, estado emocional y carencias de los ciudadanos; existe una pistola que paraliza al instante, creemos que es una buena solución.