Racismo de vuelta

0
115

Hacen algunas decenas de años nuestro inigualable humorista Sofocleto, pintó la imagen de racismo en Estados Unidos diciendo que allí no se practica el tiro al blanco, sino el tiro al negro, incluso el hecho que Donald Trump está gobernando la nación del norte es un indicativo que hay un retroceso en la cultura americana respecto a los notables avances de algunos presidentes del partido demócrata como Kennedy, Clinton y Obama.

Un video viralizado proveniente de Minneápolis, en el Estado de Minessota nos da la comprobación. George Floyd, un ciudadano de raza negra que quiso usar un billete falso de 20 dólares fue reducido en forma totalmente desproporcionada por un policía ario, quien le colocó la rodilla en el cuello hasta causarle la muerte; la custodia del valor del dólar americano es un asunto federal y las penas son draconianas, además sabemos que la policía de Estados Unidos no es tímida ni pusilánime; son quizá los únicos atenuantes para un asesinado que ha trascendido hacia el mundo entero, el ciudadano de color imploró por su vida pues se estaba asfixiando, el policía no le hizo caso.

Sigue siendo la lacra de Estados Unidos su racismo, hacia mediados del siglo pasado surgió una organización con la única finalidad de amedrentar a los americanos de raza negra, el Ku Klux Klan, el cual finalmente fue disuelto pero parece que el espíritu de jactancia en el racismo es uno de los pilares de los Estados Unidos, es una realidad recurrente, histórica y estructural.

Entre 1861 y 1866 se libró la Guerra de Secesión entre los rebeldes confederados racistas y los unionistas, la nación estaba en pleno proceso de afirmaciones nacionales alrededor de la doctrina del Destino Manifiesto cuando las colonias lograron su independencia en 1776; Abraham Lincoln y John Kennedy tuvieron momentos cruciales en sus gobiernos, el primero dirigiendo la nación en la guerra indicada y el segundo cuando se dio el despertar de las minorías de color; la elección de Barack Obama como primer presidente negro fue muy auspicioso, pero resulta casi paradójico que su sucesor sea una mezcla de neonazi con el Ku Klux Klan, debió ser el momento en el cual debimos asumir que algo estaba ocurriendo en el gran país del norte.

Ni el grato recuerdo de Lincoln o Kennedy o de Martin Luther King, todos asesinados, han conseguido lograr el país heterogéneo con que soñaron Washington, Franklin, Jefferson y quienes lograron la independencia de una nación cuyo actual futuro está ya en cuestión; en el mundo los negros suman 1000 millones, 200 de los cuales viven en Estados Unidos, y ni en ese país ni el resto del mundo el racismo se ha abordado a profundidad, y la mejor forma es con educación puesto que el racismo, ahora muy solapado, persiste por la ignorancia; este es un mal momento para estos actos. Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial se erigió como el nuevo líder mundial desplazando al Reino Unido, liderazgo que ahora pretenden Rusia y China; que aún la nación no haya logrado madurar es una mala nota.