Requiem a un oso peruano

0
79

En Colombia el 21 de febrero fue declarado como el Día Internacional del Oso de Anteojos u Oso Andino y se recordará por la difícil situación que vive esta especie que se encuentra en estado vulnerable, de acuerdo con la clasificación de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN); desde el 2007, organizaciones que se encargan de realizar actividades de investigación, educación y conservación de las diferentes especies de osos en el mundo, decidieron que se considerara un día para celebrar el «International Save Bears Day» que en español se traduciría como «Día Internacional para la protección de los osos»; teniendo en cuenta la situación del oso de anteojos, el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible viene desarrollando el Programa de Conservación de Oso Andino, con las Corporaciones Autónomas Regionales del país y la Unidad de Parques Nacionales.

La importancia ecológica del oso andino radica en que es un dispersor de semillas y transformador del bosque al derribar arbustos y ramas para alimentarse; el oso posibilita los mecanismos de renovación del bosque y se encuentra a lo largo de la cordillera de los Andes desde Venezuela hasta Bolivia, pasando por Colombia, Ecuador y Perú. Posee garras muy adaptadas para trepar a los árboles y se encuentran desde los 250 hasta los 4.750 msnm, ocupando una diversidad de hábitats que incluye páramos, es el único oso nativo de Sudamérica y el único remanente de las 13 especies de cara corta que aparecieron en el mundo hace 2.5 millones de años.

En Perú las cosas son distintas, en la página de Facebook de Jonn Inofuente se observa la foto con un individuo sosteniendo un rifle mientras levanta la cabeza de un oso de anteojos adulto, muerto sobre el suelo, presuntamente en Carjuana, Ccota; al respecto, el jefe del Parque Nacional Bahuaja Sonene, David Aranibar, informa que el oso de anteojos se tiene en estado silvestre en las provincias de Sandia y Carabaya; los usuarios en las redes sociales de inmediato exigieron una rápida investigación del Ministerio del Ambiente frente a la posible muerte de un oso de anteojos a manos de un cazador ilegal durante la cuarentena, se presume que el hecho ocurrió recientemente porque se observa al individuo con un barbijo por el nuevo coronavirus; el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor), del Ministerio de Agricultura y Riego, aprobó en agosto del 2016, el Plan Nacional para la Conservación del Oso Andino entre el 2016 y el 2026 que contiene medidas y acciones para garantizar la recuperación de las poblaciones de esta especie y sus hábitats, este documento fue elaborado de manera conjunta con el Ministerio del Ambiente y diversas instituciones vinculadas a la conservación de esta especie, ya que el oso de anteojos se encuentra como vulnerable, en peligro de extinción.

Este acto aberrante deberá ser investigado y sancionado ejemplarmente.