Vuelve Hugo Blanco

0
82

Se ha desatado una intensa polémica acerca de la inversión realizada en una película titulada “Hugo Blanco, río profundo” acerca de la figura del guerrillero, que ha merecido desde la sospecha de macartismo en el Perú hasta la de hacer apología del terrorismo.

Blanco, terminados sus estudios en el renombrado Colegio Cienciano del Cusco, viajó a Argentina a seguir la carrera de agronomía los que no concluyó y al retornar encontró una situación convulsa en su lugar de origen, simpatizante del trotskismo se asentó en la provincia de La Convención, donde predominaba la ley de los gamonales, la Federación Provincial de Campesinos de La Convención había conseguido formar sindicatos en las haciendas; siendo secretario de Defensa acudió ante la delegación policial donde hubo un enfrentamiento a consecuencia del cual falleció el policía Hernán Briceño Minauro, le siguió un período en el que morirían dos policías más en enfrentamientos armados, siendo trasladado a Tacna para ser juzgado y condenado a muerte, sin embargo figuras como Jean Paul Sartré y Mario Vargas Llosa protestaron por la medida, la pena le fue conmutada y en 1970 Velazco lo deportó a Europa.

Se ha insistido en la situación legal de Hugo Blanco, quien fuera Congresista y se hizo famoso por usar un “lock” totalmente descuidado; en el Perú nunca hubo grupos beligerantes alzados en armas sujetos al derecho internacional, uniformados y con armas a la vista, por lo cual no son sujetos del derecho internacional; en consecuencia los guerrilleros de los años 60 y los del 80 no se les considera combatientes sino delincuentes, tanto el MIR con de la Puente Uceda como Sendero Luminoso con Abimael Guzmán no se les reconoce como insurgentes pues no respetaron el derecho internacional humanitario que regula la guerra convencional de acuerdo a los convenios de Ginebra de 1949, una muestra es que nunca se les conoció prisioneros de guerra, según esto Hugo Blanco fue juzgado como delincuente.

El Ministerio de Cultura apoya económicamente con premios a películas que considera significativas, mediante su Dirección de cine llamada DAFO, y ya ha premiado “el viaje de Javier Heraud” del cineasta Javier Corcuera y “La pasión de Javier” de Euardo Guillot, ambos decididamente izquierdistas, además de “La revolución y la tierra” que hace apología del régimen Velazquista y “La hija de la laguna” que la hace de la campesina que luego de vender su parcela se negó a abandonarla oponiéndose a la explotación de la mina Conga; la DAFO convoca a los jurados cuya filiación política se enmarca en la misma línea de la izquierda; se debe aclarar que el MICUL en ningún momento ha financiado estas películas, pero el dinero con el que se premia estas películas sí sale de las arcas fiscales nacionales, queda en el aire una duda acerca de la corrección con la cual se analizan los filmes que finalmente serán premiados, y también se espera la opinión de especialistas quienes nos sabrán decir si en efecto los lauros fueron correctamente concedidos.